Publicado el

Presión del depósito de ósmosis

Presión del depósito de ósmosis

Los que disponemos de un sistema de tratamiento del agua en casa debemos ser conscientes del mantenimiento que requiere.

Aunque hay muchos tipos de equipos de ósmosis inversa, el más usual es, sin duda, el no compacto con depósito presurizado.

waterluxe-osmosis-5-etapas-aguaplus

El depósito sirve para acumular el agua que va produciendo nuestro equipo. Hasta aquí todo bien pero, debemos tener en cuenta todos los elementos de nuestro sistema que necesitan de mantenimiento, ya sea sustitución de los cartuchos, higienización, presurización del depósito, etc..

waterluxe-osmosis-deposito-osmosis

Bueno, sin más dilación, entremos en materia, lo que a todos nos gusta, menos parrafada y al grano. Pues vamos allá, escueto y sencillo, para todo el mundo.

En el interior de éste depósito hay un globo de goma, normalmente construido en butilo, polipropileno.., donde nuestro depurador, como dijimos anteriormente, va acumulando el agua para cuando abramos nuestro grifo obtengamos el resultado esperado, un exquisito chorro que llena nuestro vaso, botella u olla. Pero si has llegado hasta aquí es porque probablemente tu equipo no te esté ofreciendo ese resultado que deseas, sino que por el contrario, más que un chorro es un hilo, o en el peor de los casos, nada.

Entre el globo y las paredes del interior del depósito queda una cámara de aire en expansión que ejerce una fuerza en sentido opuesto al globo, que sirve para impulsar el agua hasta el grifo. Si esta presión no está en su justa medida nos provocará un chorro débil por defecto, o no se llenará el depósito por exceso. Y cuando no hay aire, no obtenemos nada.

Para comprobar la presión del depósito lo primero que vamos a utilizar es un medidor, preferentemente digital, que además es muy cómodo, como el de la foto de abajo.

descalcificador-osmosis-medidor-presion-deposito-osmosis

Parecía más corto este artículo pero la verdad es que veo que me va a llevar un rato, de hecho, todavía no he empezado.

Si tu problema es que el depósito (también lo llaman por ahí bombona), pesa, es decir, que está lleno de agua y no sale nada por el grifo, puede ser por dos cosas, o bien está pinchado (globo perforado y dentro no hay cámara de expansión), o bien, está totalmente vacío de aire.

Lo primero que debemos de hacer, es vaciarlo. Como nos va a ser imposible hacerlo a través del grifo, lo vamos a sacar de donde sea que se encuentre, para trabajar cómodamente. Cerramos la llave de paso de nuestro sistema, la del propio depósito y para fuera, ¡vamos a ver que te pasa rechoncho!.

Si os fijáis en la foto de más arriba, la del depósito, en la parte inferior lleva un taponcito negro a rosca que debemos de quitar y llegar hasta la válvula de llenado, es como la del neumático de un coche. A continuación, nos hará falta una bomba para insuflar aire, por ejemplo la de una bicicleta.

Ponemos nuestro depósito en horizontal dentro de un cubo o lo que mejor nos convenga y abrimos la llave de llenado de forma que el agua caiga en nuestro cubo. Empezamos a darle caña a la bomba y empezará a salir el agua de su interior. Debemos continuar hasta que no salga más agua, y esto lo vamos a saber no solo por la vista sino por el peso del depósito que pasará de los 10, 12 kg, al 1,5 kg aproximados.

Una vez vacío nuestro depósito tenemos que sacar aire, esto seguro, sí, como lo digo, nos hemos pasado 3 pueblos inyectando, como dicen las viejas costumbres, viento. De hecho, yo prefiero sacar todo el aire y luego ir añadiendo poquito a poco. Basta con pulsar en el centro de la válvula de llenado hasta que deje de silbar, como si desinflaramos el neumático del vecino porque nos apeteció hacer una gamberrada, je, je, era broma.

Ahora vamos a ir añadiendo aire poquito a poco, y no preocuparos que no es tanto esfuerzo como antes. Cada poco rato que estemos dando aire debemos de parar y así, dicho sea de paso, hacemos un descanso porque seguro que si os veis la cara la tenéis de color rojo tirando a morado. Cogemos nuestro medidor digital y vamos midiendo hasta conseguir el valor correcto.

¡Y ya está!, hemos acabado, asunto resuelto. ¡Que no hombre!, ¡que era una broma!, es que hoy me habéis pillado chistoso. Venga vale, bromas a parte, estos son lo valores que debemos obtener:

  • Si medimos en bar o kg/cm², debemos de mantener el depósito entre 0,4-0,5. Si te pasas, el depósito no se llenará de agua porque el equipo no será capaz de vencer la presión atmosférica.
  • Si medimos en Psi, debemos de mantener un valor de 7.

Esto es tanto para los equipos compactos, como semi-compactos o no compactos.

Seguro que hay mil maneras de explicar todo esto mejor pero, es lo que hay, lo intentaremos otro día con un vídeo, que es mucho mejor forma de transmitir conocimiento.

Saludos a todos, por si alguien leyó este artículo.