Publicado el Deja un comentario

La alcalinidad del agua

La alcalinidad del agua es la capacidad de un agua para neutralizar un ácido. Un agua con un pH ligeramente inferior a 7 puede tener al mismo tiempo algunas sales que neutralizan el ácido y manifestar por tanto una alcalinidad que se puede medir.

Los iones de carbonato y bicarbonato contribuyen a la alcalinidad, pero los iones cloruro, sulfato y nitrato no. Los iones OH afectan a la alcalinidad pero normalmente las aguas presentan valores tan bajos de este que apenas tiene importancia.

El grado de alcalinidad presente en el agua puede determinarse con una solución de ácido sulfúrico y fenolftaleína verde de bromocresol como indicadores, teniendo en cuenta también como factor el pH inicial de la muestra. El contenido de alcalinidad presente en el agua se expresa en mg/l o ppm ( miligramos o partículas por millón ) de carbonato cálcico.

El grado de alcalinidad presente en el agua es de extrema importancia en el mundo del tratamiento del agua en procesos de potabilización. Tanto en tratamiento de potabilizar el agua como ablandar es un parámetro que debe ser tenido en cuenta para optimizar la eficacia del tratamiento.

En resumen podríamos decir que el valor de la alcalinidad también va a influir en el comportamiento del agua en general, siendo incrustante cuando hidróxidos, carbonatos y bicarbonatos estén en mayor concentración presente en el agua. Esto es muy importante en los seres vivos y en determinados medios como el flujo sanguíneo.

No por ello se puede considerar de forma imperiosa que un agua con alcalinidad elevada sea necesariamente perjudicial para el consumo humano. Un ejemplo claro como punto de referencia es el agua carbonatada o agua con gas.

filtro agua alcalina
filtro alcalino HD-50

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad