Publicado el 2 comentarios

¿Cómo evitar el cloro en la ducha?

El cloro en el agua

El cloro está presente en el agua del abastecimiento público. De otra manera sería imposible disfrutar de agua potable. El inconveniente, es que es una solución química que origina ciertos efectos secundarios y puede reducir considerablemente nuestra calidad de vida.

El cloro es un fuerte oxidante, con una extraordinaria acción desinfectante. Además, se trata de un compuesto químico relativamente económico frente a otros químicos similares para procesos de tratamiento del agua. Ambos criterios dejan de manifiesto su importancia e implantación en el suministro del agua de consumo humano.

¿Cuál es el principal objetivo del cloro?

Pues es más que evidente, eliminar los microorganismo presentes en el agua y hacer de esta apta para el consumo.

Ya en el año 1880 Pasteur bajo un profundo y minucioso estudio, informó como los organismos podían trasmitir enfermedades a través del agua. Por el siglo XX se concluyó que la turbiedad del agua no era solo una cuestión estética, por lo que había que tomarse muy en serio esta situación. Mediante el proceso de filtración era posible eliminar los componentes sólidos en suspensión del agua. Así como la filtración demostró ser un método efectivo para reducir la turbiedad, el cloro jugó un gran papel en la reducción de los brotes epidémicos por allá entonces. En 1908 se empleó el cloro por primera vez como desinfectante principal del agua potable en New Jersey.

El cloro en el agua de nuestra casa

Las autoridades sanitarias deben cumplir estrictamente el reglamento. Es totalmente necesario realizar el tratamiento adecuado para que el agua que llega a nuestra vivienda lleve siempre cloro. La concentración del cloro presente en el agua también debe de ser acorde para el consumo.

En la instalación general de fontanería de nuestra casa puede existir innumerables puntos críticos. El óxido de cualquier tramo de tubería u otro elemento, puede ser alimento de cualquier bacteria. El cloro se encarga de mantener a raya estos agentes patógenos. Básicamente incide destruyendo el ADN de las bacterias.

Bacteria Legionella

Por lo tanto, el cloro en el agua de nuestra vivienda es totalmente necesario.

Un error que está muy de moda

Últimamente, veo que está muy de moda la implantación de un sistema para neutralizar el cloro a la entrada de nuestra vivienda, si tú eres de los que tienen instalado algo así, te sugiero que lo pienses más detenidamente. Se trata de poner una serie de filtros o filtro en la propia acometida del agua de nuestra vivienda. En esta combinación de filtros, como por ejemplo, sedimentos + carbón, se eliminan ciertas impurezas y el cloro. En la mayoría de los casos, se instalan ambos filtros.

No está mal la idea de intercalar un filtro de sedimentos a la entrada de nuestra vivienda, pero para nada aconsejable bajo mi punto de vista añadir un filtro de carbón. El cloro es nuestro escudo protector contra los microorganismos, es nuestro aliado.

Filtro de carbón

En principio, parece muy atractivo eliminar el cloro (veremos porqué) en toda la instalación de nuestra vivienda, pero esto nos deja a merced de los bichitos.

¿Ya para qué queremos evitar el cloro en el agua?

Pues es muy sencillo, evitar el contacto o consumo del mismo. El cloro es un magnífico agente químico contra los microorganismos, pero no nos beneficia en absoluto, en lo que anatómicamente se refiere.

¿Recuerdas lo que habíamos dicho antes?. El cloro es un fuerte oxidante. Tiene una extraordinaria capacidad de oxidar los microorganismos, un sistema muy eficaz de eliminarlos. ¿Pero que somos nosotros?, pues sencillamente un macroorganismo. Evidentemente, una proporción tan pequeña de cloro no nos mata. Sin embargo, una exposición continua o consumo de cloro si que nos puede afectar de forma negativa. En el tema que nos ciñe en este artículo, la gente con piel hipersensible puede tener ciertas consecuencias.

¿Entonces cuál es la mejor solución?

La mejor solución es que en el agua de nuestro hogar haya cloro, sin duda. Nunca, repito, nunca, debes eliminar el cloro en el agua de consumo humano en la entrada general o depósito de acumulación. Evitar el cloro para beber o cocinar es muy fácil de solucionar con una depuradora doméstica, filtro o cualquier otro sistema similar que lleve incluidos filtros de carbón, sin necesidad de hacerlo en todo el circuito general hidráulico.

En el caso de la ducha todavía es mucho más sencillo. El agua caliente, por ende, es una medida de control contra los microorganismos, aquí podemos quitar el cloro en su totalidad. Todo pasa por poner un filtro justo en el grifo de la ducha. Pero seamos cuidadosos con la instalación de este filtro, no vaya a ser que rompamos la estética de nuestro cuarto de baño.

Existe un producto específico para ello, se llama shower filter. Haz clic aquí si quieres obtener más información.

Este magnífico filtro elimina el cloro, cualquier otra sustancia química y metales pesados presentes en el agua. El cartucho interior, consumible, es intercambiable. Esto es una forma sutil y muy inteligente de evitar el cloro en la ducha. Para gente con sensibilidad en la piel o cabello quebradizo, un benefactor.

Shower Filter

Con shower filter no estoy diciendo que una persona con piel atópica se cure, esto jamás!. Lo que estoy intentando de decir, es, que eliminando el cloro en la ducha, estamos evitando el contacto en nuestra piel y cabello. La combinación de un descalcificador + shower filter sería perfecta. Para gente con piel atópica es ideal.

Conclusión final, seas o no sensible al cloro o a la cal, ¿qué precio tiene mejorar tu calidad de vida, evitando sustancias químicas, metales pesados o cal en la ducha?

Si te ha parecido interesante esta publicación puede que a otra persona también, te invito a compartir :)